"Es importante conocer tus derechos pero, aún más, saber defenderlos e – Bee Bee Babies

Blog de las Madres Inteligentes

"Es importante conocer tus derechos pero, aún más, saber defenderlos en un paritorio"

Con motivo del Día Mundial de la Salud, que se celebra este 7 de abril, ponemos nuestra mirada en los derechos que tenemos como pacientes, en especial los derechos de las madres, antes, durante y después del parto. Por eso hemos invitado a participar en nuestro blog a la abogada Lorena Moncholí, experta en asesoramiento jurídico, derecho sanitario, familia, maternidad e infancia.

Lorena Moncholí imparte talleres jurídicos presenciales y online (www.lorenamoncholi.com) para transmitir cómo podemos defender nuestros derechos como pacientes y también como madres, cuando tenemos a un hijo ingresado o recibiendo algún tratamiento.

Lorena Moncholí

Marta Carruesco: ¿Por qué decidiste especializarte en derecho sanitario y, en concreto, en el relacionado con la maternidad?

Lorena Moncholí: En el parto de mi primer hijo no se respetaron mis derechos, ni los de mi hijo y ello me empujó a preguntarme qué había pasado y a buscar herramientas para que nunca volviera a ocurrir. Fui víctima de violencia obstétrica.

 Yo trabajaba como letrada en una entidad financiera y la maternidad despertó en mí ese interés por el Derecho Sanitario, el Consentimiento Informado de los pacientes y usuarios y por el Derecho de Familia y la protección de la maternidad y la infancia. Buscaba respuestas para mí y las encontré para muchísimas mujeres. 

Cuando di a luz a mi segundo hijo, siendo ya una abogada especializada, simplemente hice que se respetaran todos nuestros derechos. Así de fácil. 

M.C. Las mujeres embarazadas disponen de mucha información en Internet y en los libros preparto pero, ¿Qué deberían saber las sobre sus derechos a la hora de dar a luz?

L.M. Sí, es verdad. Yo lo llamo “Infoxicación”. Para mí lo fundamental es no sólo aprender cuáles son tus derechos, sino cómo defenderlos llegado el momento. No sirve de nada sabértelo todo si luego no lo vas a poner en práctica.

Si tuviera que resaltar uno de los cientos de derechos que tenemos recogidos en las leyes a la hora de dar a luz, diría el derecho a exigir que se respeten tus decisiones, el derecho a mantener indemne tu integridad física y tu dignidad (y las de tu hija/o) a través de un trato respetuoso. Todo lo demás parte de estos tres conceptos.

M.C. ¿Por qué es tan importante el Plan de Parto? Hay mujeres que creen que es mejor fiarse a ciegas de lo que les vayan a hacer en el paritorio los especialistas.

 L.M.  El Plan de Parto en mi opinión es vital. Es un documento de un valor jurídico incalculable y no puede seguir infravalorado. No consiste en indicar en un modelo que te proporciona el hospital si quieres ir al paritorio con tu propia ropa o si quieres la epidural, o en marcar con unas “x” opciones previamente establecidas. Realizar tu Plan de Parto no consiste en esto.

La mujer se empodera y puede plasmar en un documento con valor legal sus decisiones a la hora de dar a luz, como puede hacerlo cualquier otro paciente o usuario.  Cuando todas las que trabajamos por un parto respetado en España, consigamos que se entienda  este concepto, la situación empezará a cambiar.

M.C. ¿Es habitual que en los paritorios no se respeten esos derechos de la madre?

L.M. Por desgracia, en mi trabajo soy testigo de esto. Tenemos grandísimos profesionales sanitarios que cumplen sus obligaciones legales a la hora de atender el parto y nacimiento, incluso sin ni siquiera saber que las están cumpliendo, es decir, por mera ética y amor por su trabajo. Me consta que están ahí y hay que agradecerles sus esfuerzos e incluso que se enfrenten a su equipo de compañeros por defender a una mujer o un bebé. Pero también hay un gran número de profesionales que incumplen sistemáticamente sus obligaciones, profesionales que no están actualizados y que ejercen su profesión de manera mecánica, sin importarles quién tienen delante.

Y delante de ellos tienen a una mujer que está viviendo uno de los momentos cruciales de su vida y que está en la situación más vulnerable en la que probablemente se encuentre jamás y a un bebé, cuya experiencia de nacimiento le marcará para siempre.

M.C Hay quien podría pensar que pones la venda antes de la herida, es decir, que puedes generar cierto rechazo a las decisiones médicas o predisponer a las mujeres a demandar a los profesionales sanitarios. ¿Es así?

L.M.  Mi proyecto profesional se dirige a informar. La prevención jurídica precisamente implica ausencia de reclamaciones y ausencia de enfrentamientos innecesarios. Si una mujer conoce sus derechos y sabe cómo defenderlos con asertividad, no permitirá que nadie los vulnere, y esto redundará en beneficio de todos. Al no haber sufrido daños reclamables, no demandará a nadie. Esto persigue Proyecto Díkê.

Por otro lado trabajo activamente para informar a los profesionales sanitarios acerca de sus obligaciones legales a la hora de atender partos y nacimientos. Si el profesional cumple sus obligaciones legales, es raro que existan daños indemnizables, sin perjuicio de los riesgos inevitables de un parto. Esto persigue Proyecto Astrea.

Cuando se encuentran un profesional sanitario que conoce sus obligaciones y una mujer que conoce sus derechos, la violencia obstétrica se ha esfumado. Ya no hay nada que reclamar.

Lorena Moncholí

M.C. Me ha parecido especialmente interesante el Proyecto Díkê, de asesoramiento a mujeres embarazadas. ¿En qué consiste?

L.M. Proyecto Díkê nace con un objetivo: acabar con la violencia obstétrica.  Se trata de un programa de 6 semanas en las que asesoro a mujeres embarazadas o no embarazadas o incluso profesionales sanitarias/os  (todas son bienvenidas) sobre los derechos que tienen a la hora de dar a luz y los derechos que tienen los bebés en su nacimiento, pero sobre todo, les enseño a hacerlos valer. Con la mera teoría nunca lo vamos a lograr.  Les doy recursos, soluciones y les incito a actuar, a cambiar su situación actual. Les empodero y les doy la confianza necesaria para vivir el parto que desean,  para que sus decisiones sean respetadas.

En esta última promoción hemos vivido situaciones muy emocionantes de mujeres que han inspirado a las otras, acciones de unas que han beneficiado a las demás o les han dado que pensar. Si ves que una mujer de tu comunidad logra su objetivo, no hay límites para ti.  No puedo describir esta satisfacción que hemos sentido, tanto ellas como yo.

 Proyecto Díkê es muchísimo más que información jurídica sobre el parto y el nacimiento. Es cambiar tu visión de la vida y de tu dignidad como mujer. Ese fue mi objetivo cuando lo ideé y, por el feedback de mis Mujeres Díkê, creo que lo estoy logrando.

 

M.C. ¿Puede participar del Proyecto Díkê cualquier mujer? ¿Qué deben hacer para apuntarse?

L.M.  Sí, cualquier mujer es bienvenida, no es necesario que estén embarazadas. En esta promoción hemos tenido mujeres embarazadas, una matrona y una doula. De hecho, una de las asistentes me comentaba (lo que es un honor) que Proyecto Díkê debería formar parte de  un programa de educación sexual y reproductiva para mujeres, embarazadas o no.  

Acabamos de terminar la II Promoción, la siguiente saldrá en breve, aún no he abierto puertas. Pero si alguna mujer ya está interesada, me puede escribir a lorena@lorenamoncholi.com y le informaré encantada. Y para cualquier duda personal, igualmente pueden escribirme.

M.C. Y por último, ¿Cuál es tu principal consejo para las futuras mamás y para las madres que se preocupan por la atención sanitaria de sus hijos?

L.M  El mejor consejo no es jurídico, sino personal: Que sigan sus instintos de protección de sus hijas/os. Eso es lo básico. A partir de ahí, informarnos sobre los derechos de nuestros hijos (no sólo en el ámbito sanitario, sino en cualquiera, educativo, civil…) y defenderlos, e incluso enseñarles a ellos a hacer valer sus derechos, debería ser algo prioritario para madres y padres.

Desde aquí queremos agradecer a Lorena todo lo que nos ha descubierto en esta entrevista, nos parece que hace un trabajo súper interesante y la animamos desde Bee Bee Babies a seguir en ese camino. ¡Enhorabuena!